“El que confía en Jehová es bienaventurado”

Apreciado joven y amigo(a).

 

No puedo saber cómo terminaste el año 2017. Tampoco puedo saber cuáles fueron tus preocupaciones, tus cargas, tus tristezas, tus debilidades, tus frustraciones, tus problemas, tus alegrías y tus metas alcanzadas. Quizá hubo cosas que  te alegraron la vida, metas que lograste, o situaciones que te ayudaron avanzar con confianza, como también algunos asuntos que quitaron el sueño y te hicieron llorar.

 

Tal vez hoy te levantaste mirando al futuro con preocupación, desconfianza, temor y angustia por todo lo que ves a tu alrededor. Tal vez estás desconcertado por todo lo que estás observando. Ves que todo se  está desmoronando y pareciera que a nadie le duele, o que no hay una aparente salida. Pero quiero decirte que en medio de lo que estés pensando o enfrentando, hay una gran esperanza. Hay esperanza y seguridad allí delante de tu camino. No tengas miedo del mañana ni de tu futuro porque Dios ya está allí. Dios ya está contigo en el año 2018. Tienes que creerlo, aunque todo lo que veas, dé la impresión de lo contrario. Hay un año diferente allí adelante, esperándote para darte la Victoria.

 

De hecho hoy amaneciste con vida y ¡eso es algo muy grande! Eso es Victoria; eso es bendición.  Pero por supuesto, las promesas de Dios tienen algunas condiciones. Por ello, debes comenzar dejando atrás el pasado del año 2017. Debes olvidar algunas cosas y aprender de las experiencias negativas y consolidarte en las experiencias positivas y agradables. Tienes que atreverte a cambiar tus pensamientos, y luego tus acciones. Debes avanzar con la seguridad de que algo grande y maravilloso está adelante esperándote.

 

De seguro también vas a encontrar en los doce capítulos de este año 2018 algunas dificultades. Quizá tendrás que pasar por tormentas, pruebas, tentaciones, tempestades y desafíos, pero más allá está la paz y la victoria. Recuerda que en esos doce capítulos tendrás 365 oportunidades que pueden cambiar tu vida y darte paz y esperanza. Este será un gran año para experimentar el Poder de la Esperanza. Este será un año para aferrarnos más a Dios y para aprender a confiar en sus promesas y dirección. Es una oportunidad para llevar esperanza en medio de la desesperanza y decir a otros que eres bienaventurado.

     

Te invito a enrumbar tu vida hacia la esperanza, sin importar lo que puedas encontrar en tu travesía. Deja atrás todo lo negativo del año que termina y extiéndete hacia adelante y hacia la eternidad. Solo tienes que entregar a Jesús el rumbo de tu vida y Él se encargará de hacer que llegues a salvo a puerto seguro.

 

¿Cuáles son tus aspiraciones para este año 2018? ¿A dónde has planificado llegar? ¿Qué metas quieres alcanzar? ¿Qué es lo que más deseas? De seguro quieres muchas bendiciones para tu vida, como también anhelos, metas y sueños. Eso es normal y eso es muy bueno. Pero recuerda que todas tus aspiraciones y anhelos deben estar respaldados por el Dios que te ama. No anheles según tu manera de pensar. Deja que Dios piense por ti y te de lo que él ya ha planificado para ti. Ten presente que tú estás en las manos de Dios y nunca podrás escaparte de Su presencia.

 

Quiero compartirte algunos consejos del libro de Proverbios 16:16-20, que pueden ayudarte a lo largo de este año 2018. Léelos con detenimiento y piensa en cada uno de ellos. Léelos con oración reclamando las promesas de Dios para tu vida.

 

Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata. El camino de los rectos se aparta del mal; su vida guarda el que guarda su camino.  Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios. El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado.

 

¿Qué piensas de todo esto? ¿Son estos consejos para tu vida? ¿Cuánto crees que te pueden ayudar en este nuevo año? ¿Cuán bienaventurado te consideras? Vamos a repasar algunos de ellos:

 

1. Adquiere sabiduría. Búscala por sobre todas las cosas. Esta, solo proviene de Dios. Se adquiere  conociendo a Dios y buscando sus caminos todos los días a través de la oración y a través del estudio de la Biblia. Ten por seguro que mientras más busques a Dios, más desarrollarás tu inteligencia.

2. Anda por el buen camino. Apártate del mal. Guarda tus pasos doquiera vayas. Coloca todos tus sueños y metas en las manos de Dios. Deja que Él te guíe según Su voluntad y no según tus propias aspiraciones. Él ya tiene lo mejor preparado para ti para este nuevo año. Sólo tienes que colocar tu vida en las manos de Dios y seguir sus indicaciones. Aparta tu vida y tu vista del mal y decide andar en rectitud en tu trabajo, universidad, colegio, vecindario, con tu novio(a), en la iglesia, en la calle, cuando practiques deportes, entre otros.

3. Anda por la vida con humildad. Aleja la altivez de tu vida. Deja la soberbia y la rabia por aquellas cosas que no te salgan bien. Aprende a tener dominio propio. Aprende a confiar en Dios y no confíes en las circunstancias ni en ninguna promesa política, social o económica. Aprende a depender de Dios quien nunca te abandonará. Tu futuro no depende tampoco de una carrera, profesión, persona, casa, carro,  o condición económica favorable. Tu futuro depende solo de Dios. Tienes que aprenderá experimentarlo.  

4. Reclama las promesas que  Dios tiene reservadas para ti en este nuevo año. Si atiendes la voz de Dios cada día, y si lo buscas encontrarás la clave para reclamar sus promesas. No te rindas en medio de cualquier prueba o circunstancia. Ten presente que las pruebas son oportunidades que Dios nos permite para enseñarnos a confiar y a depender más de él. Mientras más cerca estemos de Él buscándole en oración Dios más nos conocerá y nos bendecirá.   

5. Ya tú eres bienaventurado(a), ya eres dichoso(a). Solo tienes que creerlo y experimentarlo. El Comentario Bíblico Adventista  refiere que “aquí se presenta una verdad vital y bien conocida: el que obedece la Palabra de Dios cada día prosperará mental, espiritual y físicamente, y será feliz en todo lo que haga”.

 

¿Qué te preocupa querido amigo(a)? ¿Puedes confiar enteramente en Dios? ¿Crees que Dios ya ha preparado bendiciones para ti en este nuevo año?  Más vale que lo creas y lo experimentes.  Agradece a Dios en este momento por todo lo que te ha dado que ha sido mucho. Alábalo porque ya él tiene todo preparado para ti. Levanta tu vista hacia el horizonte y sigue hacia adelante porque tu victoria está asegurada en Cristo Jesús. ¡Ya eres bienaventurado(a)!

 

Ten presente que en medio de lo que puedas encontrar a lo largo del sendero, sí hay esperanza, sí hay victoria, sí hay futuro, sí hay paz, sí hay bendición, sí hay seguridad en Cristo Jesús. Pon en práctica estos consejos de bendición y alcanzarás la Victoria. Levanta tu vida y tu vista, porque Dios está contigo. Que nada te detenga en este nuevo año. Levántate y experimenta el Poder de la Esperanza.

 

Un abrazo de feliz año nuevo 2018.

 

Que Dios te  bendiga grande, rica y poderosamente

 

Pr Moisés Prieto.